Compartir

Durante la campaña presidencial de Keiko Fujimori a su cabeza de lista congresal por Puno, Moisés Mamani Colquehuanca, le conocían como “El Padrino”. Tras hacerse conocido como el autor de los videos que contribuyeron decisivamente a la renuncia de PPK ahora le dicen en su tierra “El Huracán Mamani”; pero padrino o huracán Mamani no recupera la memoria y se niega a soltar prenda para revelar en qué colegio terminó la secundaria. Ayer antes del pleno del congreso tuvo un serio encontrón con la prensa a la que exigió “pruebas y videos, como yo lo he hecho, si es que tienen contra mí alguna denuncia”.

Al parecer para Mamani la única prueba que vale es el video, no en vano sus inicios como modesto vigilante o “guachimán” en la Universidad Andina de Puno estuvieron ligados a la filmación. En Puno se sabe que en medio de su labor filmaba todo lo que se le ponía al frente y los videos de interés noticioso los pasaba a algunos medios de comunicación, así se fue abriendo paso en la vida y aprendió el negocio de la filmografía furtiva, escondida e ilegal así como de la vigilancia donde amasó un millonario capital.

Su hermano, Elías Mamani, dirigente aymara y simpatizante fujimorista al ver las habilidades de Moisés, y también su potencial económico, lo llevó a las filas de Fuerza Popular donde Keiko le dio el número 1 de la lista de congresistas. Lamentablemente el hoy “padre de la patria” sigue sin recordar el colegio donde terminó sus estudios y ayer ante la insistencia de la prensa estuvo a punto de perder los papeles y prefirió tomar las de Villadiego sin antes señalar:

“En esa parte analicen donde he estudiado. Por favor como prensa hagan una prueba, así como denuncian pongan pruebas, denuncien con pruebas, como yo lo he hecho,  Simplemente si me van a decir una cosa y no tienen pruebas, tienen sacar sus conclusiones, gracias”. Su modo de expresarse es tan endeble como su memoria.