Compartir

Horas después de conocerse la sanción impuesta por el TAS de 14 meses de suspensión, el delantero Paolo Guerrero se pronunció y se mostró muy dolido por no poder disputar el Mundial de Rusia 2018; dijo que le están ‘robando’ el sueño de jugar la Copa del Mundo.
“Yo me preparé para ser siempre el mejor, nunca he necesitado otra cosa. Hoy siento que mi sueño de jugar un mundial lo he perdido. Quiero ratificar a mi país que jamás he consumido drogas o sustancias prohibidas. Siempre he sido profesional en todo sentido”, sostuvo Guerrero en video que circuló profusamente en redes sociales.
El delantero del Flamengo volvió a decir que es una injusticia la cometida contra él. “He demostrado varias cosas, nunca he consumido droga. Nunca tuve intención de mejorar mi performance, eso fue probado en la FIFA, WADA y TAS. Yo estaba bajo régimen de la FPF. Tomé un té que el mozo no debió servirle a un jugador profesional. Lo que no se comprueba es como pueden darme una sanción de 14 meses sin justificación. Me están robando el Mundial y quizá mi carrera también. Las personas que contribuyeron a esta injusticia espero que consigan dormir en paz, yo voy a tomar acciones con mis abogados”, apuntó.
Finalmente agradeció el apoyo mostrado por los hinchas. “Agradecer a todos mis hinchas a los que creen en mí, que saben de la persona que soy, del futbolista que soy, lo profesional que soy, agradecerles y pedirles que sigan creyendo en mí. Creo en la justicia, en Dios y que todo se va a solucionar”.
LOS ABOGADOS DE PAOLO SE PRONUNCIAN
A través de un comunicado de prensa, Bichara e Motta Abogados emitió su pronunciamiento tras el fallo del TAS contra Paolo Guerrero y la suspensión de 14 meses.
“Hoy el TAS notificó su decisión en el caso de Paolo Guerrero: 14 meses de suspensión, debiéndose sustraer los 6 meses ya cumplidos por el atleta. Guerrero está siendo penalizado y privado del mayor sueño de su carrera y de su país por formalidades y reglas que castigan a inocentes y no contribuyen al deporte justo y al fairplay”, señala el comunicado.
“Hasta el día de hoy fueron tres decisiones inconsistentes, que demuestran la fragilidad del sistema anti-dopaje, sus contradicciones y desproporciones. Se comprobó que Guerrero no utilizó drogas sociales, no tuvo el objetivo de mejorar su desempeño y, aún estando en un ambiente controlado por su Federación, estos elementos no bastaron para que fuera considerado inocente”, agregó.
Finalmente sostienen que “Esta injusticia no solo afecta a la trayectoria victoriosa y la reputación profesional de Guerrero, sino también a la emoción, la confianza y la pasión que el fútbol provoca en los amantes del deporte, entristeciendo al público que rodea los estadios y las nuevas generaciones de atletas que aún sueñan seguir haciendo de él un gran espectáculo”.