Compartir

Un año y ocho meses después de asumir como Jefe de Estado, Pedro Pablo Kuczynski, firmó ayer en horas de la tarde su carta de renuncia al cargo y con ello evitar pasar por las “horcas caudinas” de un Congreso de la República que se preparaba para convertir el hemiciclo en “moledora de carne” o en una versión moderna del circo romano. Sin embargo la renuncia de PPK no evitará que hoy en horas de la tarde el parlamento posiblemente declare su vacancia por incapacidad moral permanente y de esta forma el ex jefe de estado sería el segundo presidente en recibir tal baldón. El primero fue Fujimori quien fugó a Japón y dimitió a través de una carta enviada por fax al Congreso.

Martín Vizcarra, primer vicepresidente y actual embajador en Canadá, asumirá el cargo de Presidente de la República posiblemente este viernes, luego de que el Congreso acepte la renuncia o decrete la vacancia de Kuczynski. El ingeniero moqueguano debe llegar a Lima a más tardar en la madrugada de  mañana y tendrá que designar en los próximos días a un nuevo gabinete de ministros.

Mientras que Kuczynski deberá afrontar diversas investigaciones por corrupción en el Ministerio Público y también correrían la misma suerte los congresistas involucrados en el escándalo de la compra del voto del parlamentario por Puno Moisés Mamani, es decir  Guillermo Bocángel, Kenji Fujmori y Bienvenido Ramírez, así como los oficialistas Mercedes Araoz y Carlos Bruce a quienes se les levantará el fuero.

Por esas vueltas que tiene la rueda del destino ambos mandatarios, Kuczynski y Fujimori cayeron por crisis políticas originadas por la difusión de videos comprometedores con oscuras componendas y negociados donde de por medio estaba la compra de la conciencia y los votos de congresistas.

 

PPK EN LA MIRA DEL MINISTERIO PÚBLICO

 

Según el portal de noticias “Ojo Público”, tras su dimisión, el mandatario pierde su inmunidad presidencial y tendrá que afrontar diversas investigaciones en el Ministerio Público. Kuczynski hasta el momento solo podía ser considerado como testigo, por mandato de la Constitución, en dos pesquisas seguidas por el fiscal Hamilton Castro, líder del Equipo Especial Anticorrupción del caso Lava Jato.

Entre diciembre del 2017 y marzo de este año, el fiscal Castro interrogó en dos oportunidades a Kuczynski sobre el presunto pago de sobornos de Odebrecht por la carretera Interoceánica durante el gobierno de Alejandro Toledo, y los pagos realizados por la constructora brasileña a First Capital, Westfield Capital y Latin American Enterprise Fund Managers, vinculadas al jefe de Estado.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) determinó que First Capital y Westfield Capital transfirieron más de US$3 millones a Kuczynski entre los años 2005 y 2007, luego de recibir millonarios depósitos en el extranjero de Odebrecht. La Nota de Inteligencia de la UIF enviada a la congresista Rosa Bartra, presidenta de la comisión Lava Jato, también dio cuenta de un aporte de campaña no declarado a la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) de Westfield Capital a la campaña de Kuczynski en 2011 por US$ 100 mil.

El último martes el Fiscal de la Nación Pablo Sánchez encargó al fiscal José Domingo Pérez investigar los presuntos aportes de Odebrecht en las elecciones del 2006 y 2011. Jorge Barata, ex directivo de la constructora en Perú, aseguró que entregó US$ 300 mil a la actual embajadora Susana de la Puente para la campaña presidencial de Kuczynski con Alianza para el Gran Cambio.

La Primera Fiscalía Anticorrupción de Lima también investiga preliminarmente, desde inicios de marzo de este año, la firma del contrato de explotación del Lote 56 con el Consorcio Camisea -cuando PPK era ministro de Economía- por el presunto delito de colusión. El presidente Kuczynski confirmó ante la comisión Lava Jato que brindó asesorías privadas a las empresas Transportadora de Gas del Perú (TGP) y Hunt Oil, ambas involucradas en la ejecución del proyecto.