Compartir

RIESGO. Los presuntos secuestradores y asesinos del adolescente Sebastián Garate, Percy y Wilfredo Peralta Jalire, podrían salir pronto de la cárcel. En dos meses se cumpliría los nueves meses de prisión preventiva dictada el año pasado. Solo la ampliación de dicha orden podría evitar que los procesados recobren su libertad, ya que la investigación sigue en investigación preliminar.
El fiscal a cargo, Rony Gibaja, informó que en estos días solicitará la prórroga de prisión preventiva por nueve meses más para evitar que los hermanos Jalire sean liberados debido a que la investigación, del horrendo crimen que acabó con la vida del estudiante, continúa en la primera etapa.
Gibaja explicó que el caso fue declarado ´complejo´ y a la fecha no se ha podido formalizar la investigación. Dijo que se encuentran a la espera de los resultados de algunas diligencias como el levantamiento del secreto de comunicaciones de los procesados.
Mencionó que otro de los hechos que generó demora en las investigaciones es que los implicados sindicaron como responsable del hecho a un ex policía que terminó suicidándose después de asesinar a su padre en Tinta (Canchis).
En ese sentido, el fiscal mencionó que tras formalizar su pedido de prórroga de prisión preventiva, en aproximadamente 10 días, el Poder Judicial desarrollaría una audiencia en el penal de Varones del Cusco para analizar si acepta o no el pedido del fiscal.
A CASI UN AÑO DE MUERTE DE SEBASTIÁN INVESTIGACIÓN NO AVANZA
En algunos días se cumplirá nueve meses desde que inició la pesadilla para la familia Garate Vera. Como se recuerda, el 21 de agosto del año pasado, el adolescente de 13 años, fue reportado como desaparecido por sus padres en la División de Investigación Criminal (DIVINCRI). Sus captores o secuestradores pedían a sus padres una recompensa de medio millón de soles a cambio de la vida del estudiante del colegio Galileo.
El cuerpo de Sebastián Gárate fue encontrado tras una búsqueda de más de un mes, enterrado en un descampado ubicado en la Playa Pampa – Pucalloclla Sector Campanayoc, del distrito de Urcos. El menor aún portaba su uniforme del colegio Galileo y estaba cubierto con plásticos y alambres.
A fines de setiembre, el Poder Judicial dictó la orden de prisión preventiva para los presuntos responsables, pero recién fueron capturados en el mes de noviembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here