Compartir

No hace mucho el alcalde distrital de Wanchaq, Willy Cuzmar refirió que en las obras por impuestos “el dinero va por delante” dando a entender que la corrupción se habría enraizado en este tipo de inversiones normadas por la Ley 29230 y que por lo tanto en su distrito no se daría pase a estos contratos. Pero un situación muy diferente se vive en la vecina San Sebastián donde el alcalde Andmar Sicus Cahuana es muy afecto a este tipo de obras y con financiamiento del Banco de Crédito del Perú inició la intervención de la Plaza de San Sebastián, obra cuestionada por los vecinos quienes denuncian presuntas sobrevaloraciones y que tuvo que ser paralizada por el Ministerio Público al carecer de los permisos respectivos.

En la primera semana de marzo grupos de obreros comenzaron a cercar la plaza con palos y calaminas, los vecinos nos sabían nada, ellos estaban seguros que la obra prioritaria sería la intervención de su templo; pero no, se trataba del inicio del proyecto “Mejoramiento del Espacio Público en la Plaza Principal del Distrito de San Sebastián” obra por impuestos que a un costo de 4 millones 104 mil soles será financiada por el Canco de Crédito del Perú. Las obras durarán 360 días.

Nadie sabía nada de la obra y la Coordinadora del Centro Histórico de San Sebastián, presidida por Pedro Yépez Ormachea, inició las indagaciones y se dio con ingratas sorpresas que determinaron la intervención del Ministerio Público que determinó la paralización momentánea de la obra, que ya había barrido con el piso y parte del equipamiento de la plaza, hasta que se demuestre que cuenta con los permisos necesarios, especialmente los permisos de la Dirección Desconcentrada de Cultura.

La coordinadora afirma que lo primordial debió ser la intervención del templo pero al haberse comenzado con la remoción del piso de la plaza mostraron los documentos de una posible sobrevaloración de los componentes como bancas, postes y la no realización o ejecución del “Plan de Sensibilización y Comunicación” que NO SE REALIZÓ pero que tiene un costo presupuesto de 64,794 soles, ¿A dónde irá aparar ese dinero? Se preguntan.

Otro ejemplo sería el costo de las bancas: cada una de ellas fue avaluada en 4,700 soles pero según la Coordinadora el costo real no supera los 1,500 soles, otro tanto pasaría con los postes y hasta con los carteles de obra que, de acuerdo a sus dimensiones igualmente estarían sobrevaluados. Existe también presupuestado el “Plan de Monitoreo Arqueológico” que tiene un costo de 39,084 soles pero que tampoco se habría realizado; “Todo el presupuesto aprobado en el expediente técnico está sobredimensionado” afirmó categóricamente Pedro Yépez.

Otro tema preocupante es la sustitución de las tradicionales lajas cusqueñas de granito por lajas arequipeñas que, a decir de entendidos, no soportan las lluvias, la presión y las variaciones de temperatura del Cusco, “esa laja de dos centímetros de espesor no va durar nada” dijeron los de la coordinadora.

Por su parte el alcalde Andmar Sicus defendió su proyecto, afirmó que sí cuenta con los permisos y certificaciones respectivos y que la obra continuará porque son solo un segmento de personas las que se oponen a ella.

1 COMENTARIO

  1. My flip, my turn.? Larгy said eagerly wiggling to get an oppоrttunity
    to talk. ?I believe thhe perfect thing about God is that he
    can beat up the ѕatan bеcause the satan is frightening and mean and utly and dangerous and
    God can beat һim up sо the devil can?t harm us like he did
    those demon stuffed individuals in Jesus day.

Comments are closed.