Compartir

La renuncia del presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski y la crisis política que vive el país afectaría la marcha de las regiones. En Cusco se teme que no se dé la transferencia de más de S/100 millones de soles del Ejecutivo Nacional, así como que se estanquen proyectos emblemáticos como el hospital Antonio Lorena y el aeropuerto internacional de Chinchero.

El gobernador regional del Cusco, Edwin Licona, instantes previos de conocerse la renuncia del mandatario de la Nación, dijo que un cambio de gobierno pone en riesgo la transferencia económica que estaba en proceso.

Dicho presupuesto iba a ser destinado para el asfaltado de las carreteras Huarocondo-Pachar, Huancari-Paucartambo y la culminación del proyecto Huatanay. Dichas transferencias fueron aprobadas en los últimos GORE Ejecutivo.

Para Licona la situación es preocupante porque las referidas transferencias teniasn que concretizarse en este mes, ya que de otra manera, no serían aprovechadas en lo que queda de su gestión. “Una transferencia en junio y julio ya no es técnicamente considerable porque según las nuevas leyes, las transferencias iniciarán en octubre para dejar todo ordenado”, apuntó.

PROYECTOS EMBLEMÁTICOS PODRÍAN VOLVER A CERO

Otra de las obras que podría paralizarse es la conclusión del hospital Antonio Lorena, ya que ello depende también de presupuesto nacional.

Asimismo, un proyecto emblemático que quedaría incierto es el aeropuerto internacional de Chinchero que está en manos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). Recordemos que la salida de PPK también implica la de sus ministros. Para Licona, este proyecto podría volver a cero.

ALCALDE MOSCOSO LAMENTA RENUNCIA DE PPK

Para el alcalde provincial, Carlos Moscoso, la renuncia de PPK era previsible. “Frente a tanto acoso, frente a tantas denuncias muchas infundadas. Quien pierde es el país porque en esta circunstancias todo se ha detenido”, expresó.

Dijo que el 2018 se inició en medio de una crisis política que terminó agravándose con la reciente renuncia de PPK. “No hay con quien conversar en el gobierno central. Los ministerios están cerrados. Mientras se forme un nuevo gabinete ya tenemos medio año perdido”, apuntó.