Compartir

Angustiante. “Urmayamuy kay laduman” se le oyó gritar desafiante a la mujer de chomba verde, falda guinda y bolsa de mercado al cerro que dejaba caer piedras y tierra, jadeante avanzó, trastabilló y volvió a reñir esta vez con la mano derecha alzada a ‘lo Hitler’, “no, no, kutimuy”.
Ese instante fue tenso para el par de jóvenes y una adolescente que se aproximaron a persuadir a la campesina, a los pasos que daban interpretaban lo que había dicho “cae a este lado” al verla levantar la mano y mantener la bolsa con la otra, el grupo oyó el último grito “no, no, regresa”.
En un principio los jovenzuelos eran impedidos de avanzar “ya no le atrases” gritaba una adulta, una adolescente reclamaba “Julio ven acá, qué te pasa, me haces preocupar” y éste avizoraba lo peor “va morir” decía, después de un pequeño deslizamiento que advertía a todos, gritaron “¡Señora!”.
Julio que se entusiasmó en salvarla solicitó a los curiosos “Vamos unos cuantos, me pueden ayudar a jalarla, la jalamos pues” clamaba y su amigo lo animaba “Julio la jalamos uno solo”, pasan los segundos y los curiosos esta vez exhortan “¡Señora! ¡Señora! ¡Todo se va a caer señora!”.
La mujer de la bolsa nunca se detuvo y ante la atónita mirada de los que quedaron varados por la irrupción de la vía, el deslizamiento de tierra y piedras se la tragó; lo último que vieron de ella fue que abrió los brazos y miró al cerro desafiante. La avalancha arrasó con el cuerpo, la llevó a matar a la caprichosa pendiente “Pucha que horrible” sentenció alguien.
Aquella escena fue en el sector “Túnel” de la vía Cusco-Paucartambo jurisdicción del distrito de Caicay alrededor de las 16 horas con siete minutos del último domingo, zona por donde la campesina vio la luz por última vez. Al día siguiente (ayer) no la encontrarían sino es hasta la llegada de un intrépido reportero.
Al “Túnel” subieron muchas personas ávidas de saber dónde estaba aquella campesina que desafió la muerte en el ombligo de un cerro, aquella que intentó detener el tiempo con la mano alzada. Mientras compartían rumores unos policías de la comisaría de Huambutío llegaban para evitar la aglomeración a la escena de la tragedia.
Carlos Chávez, el reportero que tiene por compañera una cámara filmadora pequeña de CTC tuvo mejor idea al tomar su equipo de trabajo como objeto de rastreo, se subió a una gigantesca roca, aplicó el zoom y vio que a unos 150 metros entre las piedras resplandecía la bolsa de mercado, atrevido desafió al abismo junto con tres agentes que confirmaron el hallazgo.
Solos no podrían, la campesina atrapada entre los escombros necesitaba de más ayuda y es entonces cuando bajan comuneros para escarbar y descubrirla por completo, ese momento era agudo, estaban entre la vida y la muerte, porque al menos tres pequeños deslizamientos se venían contra ellos.
Después de tres horas finalmente se recuperó el cuerpo y con una camilla se retiró hasta la plataforma a la espera de representantes del Ministerio Público para el “levantamiento del cadáver” y traslado a la morgue, los fiscales no llegaron y solo comunicaron a la policía que haga el traslado a Urcos para la necropsia.
Algunos familiares que se constituyeron al “Túnel” reconocieron a la mujer e identificaron como Santusa Nina Huallpa de 36 años de edad, natural de Colquepata, distrito de Paucartambo; según Santos Jara, ésta se dirigía a la ciudad Cusco. En vida mantenía a sus cuatro hijos a quienes lamentablemente dejó en la orfandad.
La visualización permite especular que Santusa no estaba ecuánime aquella tarde, probablemente actuaba bajo los efectos del alcohol, hecho que se confirmará con la práctica de la necropsia.
CONSTANTES DERRUMBES
Gustavo Infantas Gibaja, director del Instituto Nacional de defensa Civil (Indeci) mencionó que en esta vía no se tomaron acciones de seguridad porque constantemente hay deslizamientos, piedras y tierra que ceden en diferentes sectores y la que cubrió “Túnel” fue la más alarmante.
“Esta carretera es de alto riesgo porque se construyó, si bien es cierto con buena intensión, pero el criterio técnico no significa seguridad, hay taludes que debieron ser modificados que han cedido y hay preocupación”, señalaba.
Finalmente aseguró que las autoridades del Gobierno Regional del Cusco deberán despejar la vía, analizar el talud, y evaluar la plataforma por el derrumbe de gran masa de tierra. Por el lugar aún no pasan vehículos y los que conocen Paucartambo optan por la ruta Pisaq-Huasac.