Compartir

El pasado domingo 4 de marzo una joven madre de familia estuvo a punto de ser victimada por el irresponsable chofer de la Municipalidad Distrital de Rondocan, provincia de Acomayo, quien a bordo de la camioneta de esa comuna la atropelló y dejó malherida, pero en lugar de auxiliar a su víctima emprendió la huida y cuando fue atrapado se descubrió que estaba ebrio, incluso una botella de cerveza formaba parte de la cabina del vehículo y era su fiel compañera.
Según las investigaciones, el accidente se produjo cuando José Fernando Delgado Terrazas se dirigía, a bordo de su vehículo, junto a su esposa la abogada Violeta Gamarra Atauchi y su pequeño bebé de 10 meses, por la bajada hacia Písac. El pequeño tuvo una emergencia y pararon para cambiarle los pañales. El vehículo se aparcó con las luces de señalización a un costado de la pista, bajaron para asistir al párvulo y en ese momento apareció raudo el imprudente Roy David Quispe Sullca, manejando la camioneta oficial de la comuna de Rondocan quien prácticamente se llevó de encuentro a la mujer y emprendió fugaz huida.
Violeta Gamarra se debate entre la vida y la muerte en el hospital del Seguro y su esposo exige justicia porque, una vez capturado el chofer se determinó en el dosaje etílico que tenía la cifra de 1.19 de volumen alcohólico en sus venas, es decir se encontraba ebrio. También se encontró al costado de la palanca de cambios una botella de cerveza; pero inexplicablemente, al parecer por una mala sustentación del fiscal, fue liberado por la juez de Calca.
Para el esposo de la víctima el asunto se mueve en medio de situaciones sospechosas porque él vio que el chofer no viajaba solo, le acompañaba otra persona que nadie puede identificar y es como si no existiera. Se pregunta sino no sería el mismo alcalde de Rondocan porque este, a una semana luego de los hechos, afirma que desconoce sobre el accidente y cuando MATUTINO se comunicó por teléfono evidenció nerviosismo y prefirió cortar la conversación prometiendo volver a llamar pero no lo hizo.
Otro punto que abona a las sospechas es que el caso era llevado por el fiscal de Calca, Erick Vera, pero para sustentar la prisión preventiva del chofer acudió su adjunta quien, a decir del esposo de la dama atropellada, no tenía ni la carpeta fiscal y no supo argumentar la posición del Ministerio Público por lo que la juez dio libertad al chofer.
Mientras tanto Percy Aragón Villa, alcalde de Rondocan, cuando se le inquirió por el accidente, respondió textualmente “Todavía no me he contactado con el chofer, sí me han informado pero no tengo mayores detalles, yo no estuve en la camioneta y quien le autorizó para circular debe ser el jefe de personal voy a averiguar, papa lindo estoy en una reunioncita, le devolveré la llamada”.